Otro

Charla del chef con Kevin Fonzo

Charla del chef con Kevin Fonzo



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Kevin Fonzo, chef y propietario de College Park, con sede Restaurante K y Wine Bar en Orlando, ha pasado la mayor parte de su vida en Florida, pero en realidad nació en Harlem, Nueva York. Sus recuerdos de la infancia están llenos de comidas familiares, cocina casera y aprender trucos y consejos de su abuela italiana, o Nonna. Cuando su padre se retiró de la policía, empacaron a la familia y, en palabras de Fonzo, hicieron lo que hacen todos los policías retirados: se mudaron a Florida.

Aunque no lo sabrías por pasar tiempo con él, ya que su energía y pasión son realmente inspiradoras, el chef nominado al premio James Beard es considerado como el "viejo" de la cuadra. Fue un pionero en el área de Orlando del enfoque de la granja a la mesa, y el primero en depender en gran medida del abastecimiento de agricultores y ganaderos súper locales.

"Nuestra comida en K no tiene la intención de intimidar", dijo Fonzo. "Utilizamos los mejores ingredientes que podemos encontrar, de origen local cuando es posible, y los tratamos con respeto y los presentamos con orgullo". Muchos de los ingredientes de los platos provienen del jardín detrás del restaurante que ha sido plantado, cuidado y cosechado por el personal de K.

"Antes de mudarnos a nuestra ubicación actual, tenía macetas y macetas al aire libre en todas partes donde podía encontrar espacio para cultivar hierbas y algunas verduras. La ciudad pasó un par de veces y me dijo que tenía que mover las cosas para no hacerlo. bloquear la acera ".

El jardín actual va más allá de unas pocas macetas y macetas, cubre unos 800 pies cuadrados y produce una variedad de hierbas y verduras. Se rotarán a lo largo de las dos principales temporadas de cultivo de Florida, primavera y otoño, y se integrarán en tantos elementos del menú como sea posible.

Los jardines de Fonzo fueron en realidad la inspiración para otro proyecto cercano y querido a su corazón. Hace siete u ocho años, estaba teniendo una conversación en K con un miembro de la Orlando Junior Academy. Buscaban a alguien que se hiciera cargo de las operaciones de la cafetería y Fonzo se ofreció como voluntario para el trabajo. "Estábamos haciendo todo el trabajo de preparación todas las mañanas en K, y luego empacamos las 200 comidas y las llevábamos a la escuela para el almuerzo", explicó Fonzo.

"Hace unos tres años comenzamos el huerto comestible del patio de la escuela, que muestra a los niños de dónde provienen los alimentos; que las frutas y verduras no solo tienen que provenir de un supermercado. Les ha enseñado cómo tomar decisiones más saludables a la hora de la cena, cómo cultivar, cosechar y preparar una comida deliciosa y nutritiva siguiendo una receta ".

Fonzo ha llevado esto un paso más allá y ahora supervisa un curso semanal que incorpora el plan de estudios de la escuela en lecciones culinarias, enseñando elementos de matemáticas y ciencias a través de la comida y la cocina en una mini cocina. Fonzo trabaja con niños en grupos divididos en cuatro estaciones improvisadas, guiándolos a través del proceso de la tarea en cuestión y supervisando el progreso de los niños.

El trabajo de Fonzo en la escuela fue reconocido por Michelle Obama como parte de su iniciativa "Chefs Move to Schools", lo que le valió un recorrido por el jardín de la Casa Blanca. El proyecto llamó la atención del famoso chef Emeril Lagasse, quien incluyó a Fonzo y el patio de la escuela comestible en su Florida de Emeril mostrar en el Canal de Cocina. Lagasse, que ya era un defensor y participante de la campaña de patio escolar comestible en Nueva Orleans, quedó tan impresionado con lo que vio que prometió una importante subvención de su fundación para ayudar con el desarrollo futuro del jardín y el programa educativo. La palada inicial se llevará a cabo el 22 de octubre en un sitio cerca de Orlando Junior Academy, que será el futuro hogar de la nueva cocina de clase educativa de la escuela.

Sin embargo, Fonzo se está atribuyendo el mérito, como dijo efusivamente: "Estoy muy emocionado de ver a dónde va este programa y estoy muy orgulloso de todos estos niños y de lo que han logrado".


Intente preparar los platos que los chefs de Atlanta están asando a la parrilla en el Big Green Egg

Desde 1974, cuando el fundador Ed Fisher abrió el prototipo de la tienda Big Green Egg en Atlanta, la ciudad ha sido el eje mundi de la evolución de la antigua parrilla de carbón de barro estilo kamado.

Hoy en día, los huevos están en todas partes: se producen en siete tamaños, desde mini hasta 2XL, y están disponibles en más de 50 países, con cientos de accesorios para satisfacer las pasiones de los Big Green Eggheads más acérrimos.

Pero además del número cada vez mayor de entusiastas del patio trasero, los chefs se han convertido en algunos de los usuarios de Egg más notables, utilizando las parrillas en las cocinas de los restaurantes para agregar humo y sabor a todo tipo de platos.

De hecho, los restaurantes Big Green Egg Culinary Partner figuran en el sitio web de la empresa. Y no es de extrañar que los chefs y restaurantes de Atlanta estén representados con la mayor cantidad de enlaces, desde Canoe e il Giallo Osteria & Bar hasta Staplehouse y Wrecking Bar Brewpub.

“Evolucionó, como muchas cosas aquí, de boca en boca”, dice Jodi Burson, directora de mejora de marca de Big Green Egg.

“Bromeamos y decimos que éramos virales en marketing antes de que eso pasara. Debido a que la gente olía la comida que se estaba cocinando en un huevo en el patio trasero de su vecino y se inclinaba sobre la cerca y preguntaba al respecto, esa persona iba a comprar un huevo.

“Entonces, lo mismo comenzó a suceder en los restaurantes con chefs como Kevin Rathbun, que eran fanáticos del Egg en casa, y luego pensaron: 'También puedo incorporar esto en el restaurante'. Durante años, ha hecho costillas de res en el huevo. Pero muchos restaurantes tienen uno o dos platos especiales para los que el chef usa el huevo cuando quieren ese agradable sabor ahumado ".

Como uno de los primeros en adoptar, Rathbun usa huevos en sus dos restaurantes de alta cocina, Kevin Rathbun Steak en Krog Street y KR SteakBar en Peachtree Hills. Y, sí, sus costillas cortas wagyu a la barbacoa japonesas siguen siendo un favorito del menú en Rathbun Steak.

"Probablemente han estado en el menú durante seis años y todavía son un gran vendedor", dice Rathbun. “El Big Green Egg es algo que hemos usado para muchas cosas. Fumamos muchas verduras y, a veces, fumamos mantequilla y caldo para usar en preparaciones de verduras en lugar de tocino. Así es como le damos sabor y humo a las cosas.

“Tenemos el huevo extra grande en la parte de atrás y me gusta usarlo. He estado involucrado con ellos durante tanto tiempo y simplemente me gusta el producto. Fumamos las costillas en el Big Green Egg durante un par de horas, luego las guisamos hasta que estén tiernas. Después de eso, los cortamos en trozos y los ensartamos y glaseamos. Son un gran elemento para compartir para la mesa ".

Otro devoto de Big Green Egg desde hace mucho tiempo, Todd Mussman, el chef y copropietario de Muss & Turner's en Smyrna, lo usa para asar y ahumar varios elementos del menú. Pero en un lugar conocido como “delicatessen de día y bistró de noche”, los sándwiches son los más vendidos de siempre.

“Cuando abrimos por primera vez en 2005, yo ya era un tipo de Big Green Egg”, dice Mussman. “Realmente me encantó, y pensé que me encantaría cocinar con esto en un restaurante, porque realmente produce un gran sabor. Así que lo hemos estado usando durante 13 años. Mantenemos un XL en la línea debajo del capó, y tenemos un 2XL al frente ".

En el menú del almuerzo, The Funky Chicken es una pechuga de pollo a la parrilla Big Green Egg en salmuera, con tocino de Nuestroke, queso provolone y alioli de trufa.

"Es una especie de historia divertida, la forma en que surgió una", dice Mussman. “Lo inventé para un concurso de quesos funky y gané el concurso. Pero ahora lo hacemos con provolone, que es un poco funky, y un alioli de trufa, que también es funky. Es un sándwich realmente simple y uno de los más populares. También es algo que es muy fácil de recrear en tu propio porche trasero con tu propio Big Green Egg ".

Un elemento para siempre en los menús de almuerzo y cena, The Burger presenta una hamburguesa de carne de res alimentada con pasto a la parrilla Big Green Egg, con pimientos poblanos asados, queso cheddar blanco derretido, cebolla morada y alioli de cilantro.

"Hemos tenido una versión de la hamburguesa casi desde que abrimos", dice Mussman. “Pero esta versión ha resistido la prueba del tiempo, por eso se llama The Burger. Es el único que tenemos y realmente me encanta el perfil de sabor del orzuelo del suroeste. Esos sabores con la carne de res cocida al carbón son tan buenos, y parece que a todos les encanta.

“Realmente creo que si hubiera algo por lo que pondría una bandera en la arena y moriría en la cima de una colina, sería cocinar esa hamburguesa en un Big Green Egg. Simplemente no lo haría de otra manera ".

Estas recetas para el Big Green Egg de los chefs de Atlanta Todd Mussman y Kevin Rathbun ilustran los tipos de platos que están creando para sus restaurantes usando la parrilla. La buena noticia para los cocineros caseros es que puede duplicar fácilmente el mismo tipo de comida ahumada y sabrosa en su propio patio trasero.


Intente preparar los platos que los chefs de Atlanta están asando a la parrilla en el Big Green Egg

Desde 1974, cuando el fundador Ed Fisher abrió el prototipo de la tienda Big Green Egg en Atlanta, la ciudad ha sido el eje mundi de la evolución de la antigua parrilla de carbón de barro estilo kamado.

Hoy en día, los huevos están en todas partes: se producen en siete tamaños, desde mini hasta 2XL, y están disponibles en más de 50 países, con cientos de accesorios para satisfacer las pasiones de los Big Green Eggheads más acérrimos.

Pero además del número cada vez mayor de entusiastas del patio trasero, los chefs se han convertido en algunos de los usuarios de Egg más notables, utilizando las parrillas en las cocinas de los restaurantes para agregar humo y sabor a todo tipo de platos.

De hecho, los restaurantes Big Green Egg Culinary Partner figuran en el sitio web de la empresa. Y no es de extrañar que los chefs y restaurantes de Atlanta estén representados con la mayor cantidad de enlaces, desde Canoe e il Giallo Osteria & Bar hasta Staplehouse y Wrecking Bar Brewpub.

“Evolucionó, como muchas cosas aquí, de boca en boca”, dice Jodi Burson, directora de mejora de marca de Big Green Egg.

“Bromeamos y decimos que éramos virales en marketing antes de que eso pasara. Debido a que la gente olía la comida que se estaba cocinando en un huevo en el patio trasero de su vecino y se inclinaba sobre la cerca y preguntaba al respecto, esa persona iba a comprar un huevo.

“Entonces, lo mismo comenzó a suceder en los restaurantes con chefs como Kevin Rathbun, que eran fanáticos del Egg en casa, y luego pensaron: 'También puedo incorporar esto en el restaurante'. Durante años, ha hecho costillas de res en el huevo. Pero muchos restaurantes tienen uno o dos platos especiales para los que el chef usa el huevo cuando quieren ese agradable sabor ahumado ".

Como uno de los primeros en adoptar, Rathbun usa huevos en sus dos restaurantes de alta cocina, Kevin Rathbun Steak en Krog Street y KR SteakBar en Peachtree Hills. Y, sí, sus costillas cortas wagyu a la barbacoa japonesas siguen siendo un favorito del menú en Rathbun Steak.

"Probablemente han estado en el menú durante seis años y todavía son un gran vendedor", dice Rathbun. “El Big Green Egg es algo que hemos usado para muchas cosas. Fumamos muchas verduras y, a veces, fumamos mantequilla y caldo para usar en preparaciones de verduras en lugar de tocino. Así es como le damos sabor y humo a las cosas.

“Tenemos el huevo extra grande en la parte de atrás y me gusta usarlo. He estado involucrado con ellos durante tanto tiempo y simplemente me gusta el producto. Fumamos las costillas en el Big Green Egg durante un par de horas, luego las guisamos hasta que estén tiernas. Después de eso, los cortamos en trozos y los ensartamos y glaseamos. Son un gran elemento para compartir para la mesa ".

Otro devoto de Big Green Egg desde hace mucho tiempo, Todd Mussman, el chef y copropietario de Muss & Turner's en Smyrna, lo usa para asar y ahumar varios elementos del menú. Pero en un lugar conocido como “delicatessen de día y bistró de noche”, los sándwiches son los más vendidos de siempre.

“Cuando abrimos por primera vez en 2005, ya era un tipo de Big Green Egg”, dice Mussman. “Realmente me encantó, y pensé que me encantaría cocinar con esto en un restaurante, porque realmente produce un gran sabor. Así que lo hemos estado usando durante 13 años. Mantenemos un XL en la línea debajo del capó, y tenemos un 2XL al frente ".

En el menú del almuerzo, The Funky Chicken es una pechuga de pollo a la parrilla Big Green Egg en salmuera, con tocino de Nuestroke, queso provolone y alioli de trufa.

"Es una especie de historia divertida, la forma en que surgió una", dice Mussman. “Lo inventé para un concurso de quesos funky y gané el concurso. Pero ahora lo hacemos con provolone, que es un poco funky, y un alioli de trufa, que también es funky. Es un sándwich realmente simple y uno de los más populares. También es algo que es muy fácil de recrear en tu propio porche trasero con tu propio Big Green Egg ".

Un elemento para siempre en los menús del almuerzo y la cena, The Burger presenta una hamburguesa de carne de res alimentada con pasto a la parrilla Big Green Egg, con pimientos poblanos asados, queso cheddar blanco derretido, cebolla morada y alioli de cilantro.

"Hemos tenido una versión de la hamburguesa casi desde que abrimos", dice Mussman. “Pero esta versión ha resistido la prueba del tiempo, por eso se llama The Burger. Es el único que tenemos y realmente me encanta el perfil de sabor del orzuelo del suroeste. Esos sabores con la carne de res cocida al carbón son tan buenos, y parece que a todos les encanta.

“Realmente creo que si hubiera algo por lo que pondría una bandera en la arena y moriría en la cima de una colina, sería cocinar esa hamburguesa en un Big Green Egg. Simplemente no lo haría de otra manera ".

Estas recetas para el Big Green Egg de los chefs de Atlanta Todd Mussman y Kevin Rathbun ilustran los tipos de platos que están creando para sus restaurantes usando la parrilla. La buena noticia para los cocineros caseros es que puede duplicar fácilmente el mismo tipo de comida ahumada y sabrosa en su propio patio trasero.


Intente preparar los platos que los chefs de Atlanta están asando a la parrilla en el Big Green Egg

Desde 1974, cuando el fundador Ed Fisher abrió el prototipo de la tienda Big Green Egg en Atlanta, la ciudad ha sido el eje mundi de la evolución de la antigua parrilla de carbón de barro estilo kamado.

Hoy en día, los huevos están en todas partes: se producen en siete tamaños, desde mini hasta 2XL, y están disponibles en más de 50 países, con cientos de accesorios para satisfacer las pasiones de los Big Green Eggheads más acérrimos.

Pero además del número cada vez mayor de entusiastas del patio trasero, los chefs se han convertido en algunos de los usuarios de Egg más notables, utilizando las parrillas en las cocinas de los restaurantes para agregar humo y sabor a todo tipo de platos.

De hecho, los restaurantes Big Green Egg Culinary Partner figuran en el sitio web de la empresa. Y no es de extrañar que los chefs y restaurantes de Atlanta estén representados con la mayor cantidad de enlaces, desde Canoe e il Giallo Osteria & Bar hasta Staplehouse y Wrecking Bar Brewpub.

“Evolucionó, como muchas cosas aquí, de boca en boca”, dice Jodi Burson, directora de mejora de marca de Big Green Egg.

“Bromeamos y decimos que éramos virales en marketing antes de que eso pasara. Debido a que la gente olía la comida que se estaba cocinando en un huevo en el patio trasero de su vecino y se inclinaba sobre la cerca y preguntaba al respecto, esa persona iba a comprar un huevo.

“Entonces, lo mismo comenzó a suceder en los restaurantes con chefs como Kevin Rathbun, que eran fanáticos del Egg en casa, y luego pensaron: 'También puedo incorporar esto en el restaurante'. Durante años, ha hecho costillas de res en el huevo. Pero muchos restaurantes tienen uno o dos platos especiales para los que el chef usa el huevo cuando quieren ese agradable sabor ahumado ".

Como uno de los primeros en adoptar, Rathbun usa huevos en sus dos restaurantes de alta cocina, Kevin Rathbun Steak en Krog Street y KR SteakBar en Peachtree Hills. Y, sí, sus costillas cortas Wagyu BBQ japonesas siguen siendo un favorito del menú en Rathbun Steak.

"Probablemente han estado en el menú durante seis años y todavía son un gran vendedor", dice Rathbun. “El Big Green Egg es algo que hemos usado para muchas cosas. Fumamos muchas verduras y, a veces, fumamos mantequilla y caldo para usar en preparaciones de verduras en lugar de tocino. Así es como le damos sabor y humo a las cosas.

“Tenemos el huevo extra grande en la parte de atrás y me gusta usarlo. He estado involucrado con ellos durante tanto tiempo y simplemente me gusta el producto. Fumamos las costillas en el Big Green Egg durante un par de horas, luego las guisamos hasta que estén tiernas. Después de eso, los cortamos en trozos y los ensartamos y glaseamos. Son un gran elemento para compartir para la mesa ".

Otro devoto de Big Green Egg desde hace mucho tiempo, Todd Mussman, el chef y copropietario de Muss & Turner's en Smyrna, lo usa para asar y ahumar varios elementos del menú. Pero en un lugar conocido como “delicatessen de día y bistró de noche”, los sándwiches son los más vendidos de siempre.

“Cuando abrimos por primera vez en 2005, ya era un tipo de Big Green Egg”, dice Mussman. “Realmente me encantó, y pensé que me encantaría cocinar con esto en un restaurante, porque realmente produce un gran sabor. Así que lo hemos estado usando durante 13 años. Mantenemos un XL en la línea debajo del capó, y tenemos un 2XL al frente ".

En el menú del almuerzo, The Funky Chicken es una pechuga de pollo a la parrilla Big Green Egg en salmuera, con tocino de Nuestroke, queso provolone y alioli de trufa.

"Es una especie de historia divertida, la forma en que surgió una", dice Mussman. “Lo inventé para un concurso de quesos funky y gané el concurso. Pero ahora lo hacemos con provolone, que es un poco funky, y un alioli de trufa, que también es funky. Es un sándwich realmente simple y uno de los más populares. También es algo que es muy fácil de recrear en tu propio porche trasero con tu propio Big Green Egg ".

Un elemento para siempre en los menús de almuerzo y cena, The Burger presenta una hamburguesa de carne de res alimentada con pasto a la parrilla Big Green Egg, con pimientos poblanos asados, queso cheddar blanco derretido, cebolla morada y alioli de cilantro.

"Hemos tenido una versión de la hamburguesa casi desde que abrimos", dice Mussman. “Pero esta versión ha resistido la prueba del tiempo, por eso se llama The Burger. Es el único que tenemos y realmente me encanta el perfil de sabor del orzuelo del suroeste. Esos sabores con la carne de res cocida al carbón son tan buenos, y parece que a todos les encanta.

“Realmente creo que si hubiera algo que pondría una bandera en la arena y moriría en la cima de una colina, sería cocinar esa hamburguesa en un Big Green Egg. Simplemente no lo haría de otra manera ".

Estas recetas para el Big Green Egg de los chefs de Atlanta Todd Mussman y Kevin Rathbun ilustran los tipos de platos que están creando para sus restaurantes usando la parrilla. La buena noticia para los cocineros caseros es que puede duplicar fácilmente el mismo tipo de comida ahumada y sabrosa en su propio patio trasero.


Intente preparar los platos que los chefs de Atlanta están asando en el Big Green Egg

Desde 1974, cuando el fundador Ed Fisher abrió el prototipo de la tienda Big Green Egg en Atlanta, la ciudad ha sido el eje mundi de la evolución de la antigua parrilla de carbón de barro estilo kamado.

Hoy en día, los huevos están en todas partes: se producen en siete tamaños, desde mini hasta 2XL, y están disponibles en más de 50 países, con cientos de accesorios para satisfacer las pasiones de los Big Green Eggheads más acérrimos.

Pero además del número cada vez mayor de entusiastas del patio trasero, los chefs se han convertido en algunos de los usuarios de Egg más notables, utilizando las parrillas en las cocinas de los restaurantes para agregar humo y sabor a todo tipo de platos.

De hecho, los restaurantes Big Green Egg Culinary Partner figuran en el sitio web de la empresa. Y no es de extrañar que los chefs y restaurantes de Atlanta estén representados con la mayor cantidad de enlaces, desde Canoe e il Giallo Osteria & Bar hasta Staplehouse y Wrecking Bar Brewpub.

“Evolucionó, como muchas cosas aquí, de boca en boca”, dice Jodi Burson, directora de mejora de marca de Big Green Egg.

“Bromeamos y decimos que éramos virales en marketing antes de que eso pasara. Debido a que la gente olía la comida que se estaba cocinando en un huevo en el patio trasero de su vecino y se inclinaba sobre la cerca y preguntaba al respecto, esa persona iba a comprar un huevo.

“Entonces, lo mismo comenzó a suceder en los restaurantes con chefs como Kevin Rathbun, que eran fanáticos del Egg en casa, y luego pensaron: 'También puedo incorporar esto en el restaurante'. Durante años, ha hecho costillas de res en el huevo. Pero muchos restaurantes tienen uno o dos platos especiales para los que el chef usa el huevo cuando quieren ese agradable sabor ahumado ".

Como uno de los primeros en adoptar, Rathbun usa huevos en sus dos restaurantes de alta cocina, Kevin Rathbun Steak en Krog Street y KR SteakBar en Peachtree Hills. Y, sí, sus costillas cortas wagyu a la barbacoa japonesas siguen siendo un favorito del menú en Rathbun Steak.

"Probablemente han estado en el menú durante seis años y todavía son un gran vendedor", dice Rathbun. “El Big Green Egg es algo que hemos usado para muchas cosas. Fumamos muchas verduras y, a veces, fumamos mantequilla y caldo para usar en preparaciones de verduras en lugar de tocino. Así es como le damos sabor y humo a las cosas.

“Tenemos el huevo extra grande en la parte de atrás y me gusta usarlo. He estado involucrado con ellos durante tanto tiempo y simplemente me gusta el producto. Fumamos las costillas en el Big Green Egg durante un par de horas, luego las guisamos hasta que estén tiernas. Después de eso, los cortamos en trozos y los ensartamos y glaseamos. Son un gran elemento para compartir para la mesa ".

Otro devoto de Big Green Egg desde hace mucho tiempo, Todd Mussman, el chef y copropietario de Muss & Turner's en Smyrna, lo usa para asar y ahumar varios elementos del menú. Pero en un lugar conocido como “delicatessen de día y bistró de noche”, los sándwiches son los más vendidos de siempre.

“Cuando abrimos por primera vez en 2005, ya era un tipo de Big Green Egg”, dice Mussman. “Realmente me encantó, y pensé que me encantaría cocinar con esto en un restaurante, porque realmente produce un gran sabor. Así que lo hemos estado usando durante 13 años. Mantenemos un XL en la línea debajo del capó, y tenemos un 2XL al frente ".

En el menú del almuerzo, The Funky Chicken es una pechuga de pollo a la parrilla Big Green Egg en salmuera, con tocino de Nuestroke, queso provolone y alioli de trufa.

"Es una especie de historia divertida, la forma en que surgió una", dice Mussman. “Lo inventé para un concurso de quesos funky y gané el concurso. Pero ahora lo hacemos con provolone, que es un poco funky, y un alioli de trufa, que también es funky. Es un sándwich realmente simple y uno de los más populares. También es algo que es muy fácil de recrear en tu propio porche trasero con tu propio Big Green Egg ".

Un elemento para siempre en los menús del almuerzo y la cena, The Burger presenta una hamburguesa de carne de res alimentada con pasto a la parrilla Big Green Egg, con pimientos poblanos asados, queso cheddar blanco derretido, cebolla morada y alioli de cilantro.

"Hemos tenido una versión de la hamburguesa casi desde que abrimos", dice Mussman. “Pero esta versión ha resistido la prueba del tiempo, por eso se llama The Burger. Es el único que tenemos y realmente me encanta el perfil de sabor del orzuelo del suroeste. Esos sabores con la carne de res cocida al carbón son tan buenos, y parece que a todos les encanta.

“Realmente creo que si hubiera algo que pondría una bandera en la arena y moriría en la cima de una colina, sería cocinar esa hamburguesa en un Big Green Egg. Simplemente no lo haría de otra manera ".

Estas recetas para el Big Green Egg de los chefs de Atlanta Todd Mussman y Kevin Rathbun ilustran los tipos de platos que están creando para sus restaurantes usando la parrilla. La buena noticia para los cocineros caseros es que puede duplicar fácilmente el mismo tipo de comida ahumada y sabrosa en su propio patio trasero.


Intente preparar los platos que los chefs de Atlanta están asando a la parrilla en el Big Green Egg

Desde 1974, cuando el fundador Ed Fisher abrió el prototipo de la tienda Big Green Egg en Atlanta, la ciudad ha sido el eje mundi de la evolución de la antigua parrilla de carbón de barro estilo kamado.

Hoy en día, los huevos están en todas partes: se producen en siete tamaños, desde mini hasta 2XL, y están disponibles en más de 50 países, con cientos de accesorios para satisfacer las pasiones de los Big Green Eggheads más acérrimos.

Pero además del número cada vez mayor de entusiastas del patio trasero, los chefs se han convertido en algunos de los usuarios de Egg más notables, utilizando las parrillas en las cocinas de los restaurantes para agregar humo y sabor a todo tipo de platos.

De hecho, los restaurantes Big Green Egg Culinary Partner figuran en el sitio web de la empresa. Y no es de extrañar que los chefs y restaurantes de Atlanta estén representados con la mayor cantidad de enlaces, desde Canoe e il Giallo Osteria & Bar hasta Staplehouse y Wrecking Bar Brewpub.

“Evolucionó, como muchas cosas aquí, de boca en boca”, dice Jodi Burson, directora de mejora de marca de Big Green Egg.

“Bromeamos y decimos que éramos virales en marketing antes de que eso pasara. Debido a que la gente olía la comida que se estaba cocinando en un huevo en el patio trasero de su vecino y se inclinaba sobre la cerca y preguntaba al respecto, esa persona iba a comprar un huevo.

“Entonces, lo mismo comenzó a suceder en los restaurantes con chefs como Kevin Rathbun, que eran fanáticos del Egg en casa, y luego pensaron: 'También puedo incorporar esto en el restaurante'. Durante años, ha hecho costillas de res en el huevo. Pero muchos restaurantes tienen uno o dos platos especiales para los que el chef usa el huevo cuando quieren ese agradable sabor ahumado ".

Como uno de los primeros en adoptar, Rathbun usa huevos en sus dos restaurantes de alta cocina, Kevin Rathbun Steak en Krog Street y KR SteakBar en Peachtree Hills. Y, sí, sus costillas cortas Wagyu BBQ japonesas siguen siendo un favorito del menú en Rathbun Steak.

"Probablemente han estado en el menú durante seis años y todavía son un gran vendedor", dice Rathbun. “El Big Green Egg es algo que hemos usado para muchas cosas. Fumamos muchas verduras y, a veces, fumamos mantequilla y caldo para usar en preparaciones de verduras en lugar de tocino. Así es como le damos sabor y humo a las cosas.

“Tenemos el huevo extra grande en la parte de atrás y me gusta usarlo. He estado involucrado con ellos durante tanto tiempo y simplemente me gusta el producto. Fumamos las costillas en el Big Green Egg durante un par de horas, luego las guisamos hasta que estén tiernas. Después de eso, los cortamos en trozos y los ensartamos y glaseamos. Son un gran elemento para compartir para la mesa ".

Otro devoto de Big Green Egg desde hace mucho tiempo, Todd Mussman, el chef y copropietario de Muss & Turner's en Smyrna, lo usa para asar y ahumar varios elementos del menú. Pero en un lugar conocido como “delicatessen de día y bistró de noche”, los sándwiches son los más vendidos de siempre.

“Cuando abrimos por primera vez en 2005, yo ya era un tipo de Big Green Egg”, dice Mussman. “Realmente me encantó, y pensé que me encantaría cocinar con esto en un restaurante, porque realmente produce un gran sabor. Así que lo hemos estado usando durante 13 años. Mantenemos un XL en la línea debajo del capó, y tenemos un 2XL al frente ".

En el menú del almuerzo, The Funky Chicken es una pechuga de pollo a la parrilla Big Green Egg en salmuera, con tocino de Nuestroke, queso provolone y alioli de trufa.

"Es una especie de historia divertida, la forma en que surgió una", dice Mussman. “Lo inventé para un concurso de quesos funky y gané el concurso. Pero ahora lo hacemos con provolone, que es un poco funky, y un alioli de trufa, que también es funky. Es un sándwich realmente simple y uno de los más populares. También es algo que es muy fácil de recrear en tu propio porche trasero con tu propio Big Green Egg ".

Un elemento para siempre en los menús del almuerzo y la cena, The Burger presenta una hamburguesa de carne de res alimentada con pasto a la parrilla Big Green Egg, con pimientos poblanos asados, queso cheddar blanco derretido, cebolla morada y alioli de cilantro.

"Hemos tenido una versión de la hamburguesa casi desde que abrimos", dice Mussman. “Pero esta versión ha resistido la prueba del tiempo, por eso se llama The Burger. Es el único que tenemos y realmente me encanta el perfil de sabor del orzuelo del suroeste. Esos sabores con la carne de res cocida al carbón son tan buenos, y parece que a todos les encanta.

“Realmente creo que si hubiera algo por lo que pondría una bandera en la arena y moriría en la cima de una colina, sería cocinar esa hamburguesa en un Big Green Egg. Simplemente no lo haría de otra manera ".

Estas recetas para el Big Green Egg de los chefs de Atlanta Todd Mussman y Kevin Rathbun ilustran los tipos de platos que están creando para sus restaurantes usando la parrilla. La buena noticia para los cocineros caseros es que puede duplicar fácilmente el mismo tipo de comida ahumada y sabrosa en su propio patio trasero.


Intente preparar los platos que los chefs de Atlanta están asando a la parrilla en el Big Green Egg

Desde 1974, cuando el fundador Ed Fisher abrió el prototipo de la tienda Big Green Egg en Atlanta, la ciudad ha sido el eje mundi de la evolución de la antigua parrilla de carbón de barro estilo kamado.

Hoy en día, los huevos están en todas partes: se producen en siete tamaños, desde mini hasta 2XL, y están disponibles en más de 50 países, con cientos de accesorios para satisfacer las pasiones de los Big Green Eggheads más acérrimos.

Pero además del número cada vez mayor de entusiastas del patio trasero, los chefs se han convertido en algunos de los usuarios de Egg más notables, utilizando las parrillas en las cocinas de los restaurantes para agregar humo y sabor a todo tipo de platos.

De hecho, los restaurantes Big Green Egg Culinary Partner figuran en el sitio web de la empresa. Y no es de extrañar que los chefs y restaurantes de Atlanta estén representados con la mayor cantidad de enlaces, desde Canoe e il Giallo Osteria & Bar hasta Staplehouse y Wrecking Bar Brewpub.

“Evolucionó, como muchas cosas aquí, de boca en boca”, dice Jodi Burson, directora de mejora de marca de Big Green Egg.

“Bromeamos y decimos que éramos virales en marketing antes de que eso pasara. Debido a que la gente olía la comida que se estaba cocinando en un huevo en el patio trasero de su vecino y se inclinaba sobre la cerca y preguntaba al respecto, esa persona iba a comprar un huevo.

“Entonces, lo mismo comenzó a suceder en los restaurantes con chefs como Kevin Rathbun, que eran fanáticos del Egg en casa, y luego pensaron: 'También puedo incorporar esto en el restaurante'. Durante años, ha hecho costillas de res en el huevo. Pero muchos restaurantes tienen uno o dos platos especiales para los que el chef usa el huevo cuando quieren ese agradable sabor ahumado ".

Como uno de los primeros en adoptar, Rathbun usa huevos en sus dos restaurantes de alta cocina, Kevin Rathbun Steak en Krog Street y KR SteakBar en Peachtree Hills. Y, sí, sus costillas cortas Wagyu BBQ japonesas siguen siendo un favorito del menú en Rathbun Steak.

"Probablemente han estado en el menú durante seis años y todavía son un gran vendedor", dice Rathbun. “El Big Green Egg es algo que hemos usado para muchas cosas. Fumamos muchas verduras y, a veces, fumamos mantequilla y caldo para usar en preparaciones de verduras en lugar de tocino. Así es como le damos sabor y humo a las cosas.

“Tenemos el huevo extra grande en la parte de atrás y me gusta usarlo. He estado involucrado con ellos durante tanto tiempo y simplemente me gusta el producto. Fumamos las costillas en el Big Green Egg durante un par de horas, luego las guisamos hasta que estén tiernas. Después de eso, los cortamos en trozos y los ensartamos y glaseamos. Son un gran elemento para compartir para la mesa ".

Otro devoto de Big Green Egg desde hace mucho tiempo, Todd Mussman, el chef y copropietario de Muss & Turner's en Smyrna, lo usa para asar y ahumar varios elementos del menú. But at a place known as a “deli by day and bistro by night,” sandwiches are perennial best-sellers.

“When we first opened in 2005, I was already a Big Green Egg guy,” Mussman says. “I really loved it, and I thought I’d love to cook on this thing in a restaurant, because it really produces a great flavor. So we’ve been using it for 13 years. We keep an XL on the line under the hood, and we have a 2XL out front.”

On the lunch menu, The Funky Chicken is a brined, Big Green Egg-grilled chicken breast, with Nueske’s bacon, provolone cheese and truffle aioli.

“It’s kind of a funny story, the way that one came about,” Mussman says. “I invented it for a funky cheese contest, and I did win the contest. But now we do it with provolone, which is kind of funky, and a truffle aioli, which is funky, too. It’s a really simple sandwich, and one of our most popular. It’s also something that’s really easy to recreate on your own back porch with your own Big Green Egg.”

A forever item on both the lunch and dinner menus, The Burger features a Big Green Egg-grilled grass-fed beef patty, with roasted poblano peppers, melted white cheddar cheese, red onion, cilantro aioli.

“We’ve had a version of the burger almost since we opened,” Mussman says. “But this version has stood the test of time, which is why it’s called The Burger. It’s the only one we have, and I really love the Southwest-stye flavor profile. Those flavors with the beef cooked on the charcoal is so good, and everybody seems to love it.

“I really believe that if there was anything I would put a flag in the sand and die on top of a hill over, it would be cooking that burger on a Big Green Egg. I just wouldn’t do it any other way.”

These recipes for the Big Green Egg from Atlanta chefs Todd Mussman and Kevin Rathbun illustrate the kinds of dishes they’re creating for their restaurants using the grill. The good news for home cooks is that you can easily duplicate the same kind of smoky, flavorful food in your own backyard.


Try making the dishes Atlanta chefs are grilling on the Big Green Egg

Since 1974, when founder Ed Fisher opened the prototype Big Green Egg store in Atlanta, the city has been the axis mundi for the evolution of the ancient earthenware kamado-style charcoal grill.

Nowadays, Eggs are everywhere — produced in seven sizes, from mini to 2XL, and available in more than 50 countries, with hundreds of accessories to satisfy the passions of the most die-hard of Big Green Eggheads.

But in addition to the ever-growing number of backyard enthusiasts, chefs have become some of most notable Egg users, utilizing the grills in restaurant kitchens to add smoke and flavor to all sorts of dishes.

In fact, Big Green Egg Culinary Partner restaurants are listed on the company’s website. And it’s no surprise that Atlanta chefs and restaurants are represented with the most links, from Canoe and il Giallo Osteria & Bar to Staplehouse and Wrecking Bar Brewpub.

“It evolved, like many things here, by word of mouth,” says Jodi Burson, the director of brand enhancement for Big Green Egg.

“We joke and say we were viral at marketing before that was a thing. Because people would smell food cooking on an Egg in their neighbor’s backyard and lean over the fence and ask about it, then that person would go buy an Egg.

“So the same thing started happening in restaurants with chefs like Kevin Rathbun, who were fans of the Egg at home, and then thought, ‘I can work this into the restaurant, as well.’ For years, he’s done beef short ribs on the Egg. But so many restaurants have a specialty dish or two that the chef uses the Egg for when they want that nice smoky flavor.”

As an early adopter, Rathbun uses Eggs at both of his fine-dining restaurants, Kevin Rathbun Steak on Krog Street, and KR SteakBar in Peachtree Hills. And, yes, his Japanese BBQ Wagyu Short Ribs is still a menu favorite at Rathbun Steak.

“They’ve probably been on the menu for six years, and they’re still a big seller,” Rathbun says. “The Big Green Egg is something we’ve used for a lot of things. We smoke a lot of vegetables, and sometimes we smoke butter and stock to use in vegetable preparations instead of bacon. It’s how we get flavor and smoke into things.

“We have the extra large Egg out back, and I just like to use it. I’ve been involved with them for such a long time, and I just like the product. We smoke the short ribs on the Big Green Egg for a couple of hours, then we braise them until they’re tender. After that, we cut them into chunks and skewer them and glaze them. They’re a great share item for the table.”

Another longtime Big Green Egg devotee, Todd Mussman, the chef and co-owner of Muss & Turner’s in Smyrna, uses it to grill and smoke multiple menu items. But at a place known as a “deli by day and bistro by night,” sandwiches are perennial best-sellers.

“When we first opened in 2005, I was already a Big Green Egg guy,” Mussman says. “I really loved it, and I thought I’d love to cook on this thing in a restaurant, because it really produces a great flavor. So we’ve been using it for 13 years. We keep an XL on the line under the hood, and we have a 2XL out front.”

On the lunch menu, The Funky Chicken is a brined, Big Green Egg-grilled chicken breast, with Nueske’s bacon, provolone cheese and truffle aioli.

“It’s kind of a funny story, the way that one came about,” Mussman says. “I invented it for a funky cheese contest, and I did win the contest. But now we do it with provolone, which is kind of funky, and a truffle aioli, which is funky, too. It’s a really simple sandwich, and one of our most popular. It’s also something that’s really easy to recreate on your own back porch with your own Big Green Egg.”

A forever item on both the lunch and dinner menus, The Burger features a Big Green Egg-grilled grass-fed beef patty, with roasted poblano peppers, melted white cheddar cheese, red onion, cilantro aioli.

“We’ve had a version of the burger almost since we opened,” Mussman says. “But this version has stood the test of time, which is why it’s called The Burger. It’s the only one we have, and I really love the Southwest-stye flavor profile. Those flavors with the beef cooked on the charcoal is so good, and everybody seems to love it.

“I really believe that if there was anything I would put a flag in the sand and die on top of a hill over, it would be cooking that burger on a Big Green Egg. I just wouldn’t do it any other way.”

These recipes for the Big Green Egg from Atlanta chefs Todd Mussman and Kevin Rathbun illustrate the kinds of dishes they’re creating for their restaurants using the grill. The good news for home cooks is that you can easily duplicate the same kind of smoky, flavorful food in your own backyard.


Try making the dishes Atlanta chefs are grilling on the Big Green Egg

Since 1974, when founder Ed Fisher opened the prototype Big Green Egg store in Atlanta, the city has been the axis mundi for the evolution of the ancient earthenware kamado-style charcoal grill.

Nowadays, Eggs are everywhere — produced in seven sizes, from mini to 2XL, and available in more than 50 countries, with hundreds of accessories to satisfy the passions of the most die-hard of Big Green Eggheads.

But in addition to the ever-growing number of backyard enthusiasts, chefs have become some of most notable Egg users, utilizing the grills in restaurant kitchens to add smoke and flavor to all sorts of dishes.

In fact, Big Green Egg Culinary Partner restaurants are listed on the company’s website. And it’s no surprise that Atlanta chefs and restaurants are represented with the most links, from Canoe and il Giallo Osteria & Bar to Staplehouse and Wrecking Bar Brewpub.

“It evolved, like many things here, by word of mouth,” says Jodi Burson, the director of brand enhancement for Big Green Egg.

“We joke and say we were viral at marketing before that was a thing. Because people would smell food cooking on an Egg in their neighbor’s backyard and lean over the fence and ask about it, then that person would go buy an Egg.

“So the same thing started happening in restaurants with chefs like Kevin Rathbun, who were fans of the Egg at home, and then thought, ‘I can work this into the restaurant, as well.’ For years, he’s done beef short ribs on the Egg. But so many restaurants have a specialty dish or two that the chef uses the Egg for when they want that nice smoky flavor.”

As an early adopter, Rathbun uses Eggs at both of his fine-dining restaurants, Kevin Rathbun Steak on Krog Street, and KR SteakBar in Peachtree Hills. And, yes, his Japanese BBQ Wagyu Short Ribs is still a menu favorite at Rathbun Steak.

“They’ve probably been on the menu for six years, and they’re still a big seller,” Rathbun says. “The Big Green Egg is something we’ve used for a lot of things. We smoke a lot of vegetables, and sometimes we smoke butter and stock to use in vegetable preparations instead of bacon. It’s how we get flavor and smoke into things.

“We have the extra large Egg out back, and I just like to use it. I’ve been involved with them for such a long time, and I just like the product. We smoke the short ribs on the Big Green Egg for a couple of hours, then we braise them until they’re tender. After that, we cut them into chunks and skewer them and glaze them. They’re a great share item for the table.”

Another longtime Big Green Egg devotee, Todd Mussman, the chef and co-owner of Muss & Turner’s in Smyrna, uses it to grill and smoke multiple menu items. But at a place known as a “deli by day and bistro by night,” sandwiches are perennial best-sellers.

“When we first opened in 2005, I was already a Big Green Egg guy,” Mussman says. “I really loved it, and I thought I’d love to cook on this thing in a restaurant, because it really produces a great flavor. So we’ve been using it for 13 years. We keep an XL on the line under the hood, and we have a 2XL out front.”

On the lunch menu, The Funky Chicken is a brined, Big Green Egg-grilled chicken breast, with Nueske’s bacon, provolone cheese and truffle aioli.

“It’s kind of a funny story, the way that one came about,” Mussman says. “I invented it for a funky cheese contest, and I did win the contest. But now we do it with provolone, which is kind of funky, and a truffle aioli, which is funky, too. It’s a really simple sandwich, and one of our most popular. It’s also something that’s really easy to recreate on your own back porch with your own Big Green Egg.”

A forever item on both the lunch and dinner menus, The Burger features a Big Green Egg-grilled grass-fed beef patty, with roasted poblano peppers, melted white cheddar cheese, red onion, cilantro aioli.

“We’ve had a version of the burger almost since we opened,” Mussman says. “But this version has stood the test of time, which is why it’s called The Burger. It’s the only one we have, and I really love the Southwest-stye flavor profile. Those flavors with the beef cooked on the charcoal is so good, and everybody seems to love it.

“I really believe that if there was anything I would put a flag in the sand and die on top of a hill over, it would be cooking that burger on a Big Green Egg. I just wouldn’t do it any other way.”

These recipes for the Big Green Egg from Atlanta chefs Todd Mussman and Kevin Rathbun illustrate the kinds of dishes they’re creating for their restaurants using the grill. The good news for home cooks is that you can easily duplicate the same kind of smoky, flavorful food in your own backyard.


Try making the dishes Atlanta chefs are grilling on the Big Green Egg

Since 1974, when founder Ed Fisher opened the prototype Big Green Egg store in Atlanta, the city has been the axis mundi for the evolution of the ancient earthenware kamado-style charcoal grill.

Nowadays, Eggs are everywhere — produced in seven sizes, from mini to 2XL, and available in more than 50 countries, with hundreds of accessories to satisfy the passions of the most die-hard of Big Green Eggheads.

But in addition to the ever-growing number of backyard enthusiasts, chefs have become some of most notable Egg users, utilizing the grills in restaurant kitchens to add smoke and flavor to all sorts of dishes.

In fact, Big Green Egg Culinary Partner restaurants are listed on the company’s website. And it’s no surprise that Atlanta chefs and restaurants are represented with the most links, from Canoe and il Giallo Osteria & Bar to Staplehouse and Wrecking Bar Brewpub.

“It evolved, like many things here, by word of mouth,” says Jodi Burson, the director of brand enhancement for Big Green Egg.

“We joke and say we were viral at marketing before that was a thing. Because people would smell food cooking on an Egg in their neighbor’s backyard and lean over the fence and ask about it, then that person would go buy an Egg.

“So the same thing started happening in restaurants with chefs like Kevin Rathbun, who were fans of the Egg at home, and then thought, ‘I can work this into the restaurant, as well.’ For years, he’s done beef short ribs on the Egg. But so many restaurants have a specialty dish or two that the chef uses the Egg for when they want that nice smoky flavor.”

As an early adopter, Rathbun uses Eggs at both of his fine-dining restaurants, Kevin Rathbun Steak on Krog Street, and KR SteakBar in Peachtree Hills. And, yes, his Japanese BBQ Wagyu Short Ribs is still a menu favorite at Rathbun Steak.

“They’ve probably been on the menu for six years, and they’re still a big seller,” Rathbun says. “The Big Green Egg is something we’ve used for a lot of things. We smoke a lot of vegetables, and sometimes we smoke butter and stock to use in vegetable preparations instead of bacon. It’s how we get flavor and smoke into things.

“We have the extra large Egg out back, and I just like to use it. I’ve been involved with them for such a long time, and I just like the product. We smoke the short ribs on the Big Green Egg for a couple of hours, then we braise them until they’re tender. After that, we cut them into chunks and skewer them and glaze them. They’re a great share item for the table.”

Another longtime Big Green Egg devotee, Todd Mussman, the chef and co-owner of Muss & Turner’s in Smyrna, uses it to grill and smoke multiple menu items. But at a place known as a “deli by day and bistro by night,” sandwiches are perennial best-sellers.

“When we first opened in 2005, I was already a Big Green Egg guy,” Mussman says. “I really loved it, and I thought I’d love to cook on this thing in a restaurant, because it really produces a great flavor. So we’ve been using it for 13 years. We keep an XL on the line under the hood, and we have a 2XL out front.”

On the lunch menu, The Funky Chicken is a brined, Big Green Egg-grilled chicken breast, with Nueske’s bacon, provolone cheese and truffle aioli.

“It’s kind of a funny story, the way that one came about,” Mussman says. “I invented it for a funky cheese contest, and I did win the contest. But now we do it with provolone, which is kind of funky, and a truffle aioli, which is funky, too. It’s a really simple sandwich, and one of our most popular. It’s also something that’s really easy to recreate on your own back porch with your own Big Green Egg.”

A forever item on both the lunch and dinner menus, The Burger features a Big Green Egg-grilled grass-fed beef patty, with roasted poblano peppers, melted white cheddar cheese, red onion, cilantro aioli.

“We’ve had a version of the burger almost since we opened,” Mussman says. “But this version has stood the test of time, which is why it’s called The Burger. It’s the only one we have, and I really love the Southwest-stye flavor profile. Those flavors with the beef cooked on the charcoal is so good, and everybody seems to love it.

“I really believe that if there was anything I would put a flag in the sand and die on top of a hill over, it would be cooking that burger on a Big Green Egg. I just wouldn’t do it any other way.”

These recipes for the Big Green Egg from Atlanta chefs Todd Mussman and Kevin Rathbun illustrate the kinds of dishes they’re creating for their restaurants using the grill. The good news for home cooks is that you can easily duplicate the same kind of smoky, flavorful food in your own backyard.


Try making the dishes Atlanta chefs are grilling on the Big Green Egg

Since 1974, when founder Ed Fisher opened the prototype Big Green Egg store in Atlanta, the city has been the axis mundi for the evolution of the ancient earthenware kamado-style charcoal grill.

Nowadays, Eggs are everywhere — produced in seven sizes, from mini to 2XL, and available in more than 50 countries, with hundreds of accessories to satisfy the passions of the most die-hard of Big Green Eggheads.

But in addition to the ever-growing number of backyard enthusiasts, chefs have become some of most notable Egg users, utilizing the grills in restaurant kitchens to add smoke and flavor to all sorts of dishes.

In fact, Big Green Egg Culinary Partner restaurants are listed on the company’s website. And it’s no surprise that Atlanta chefs and restaurants are represented with the most links, from Canoe and il Giallo Osteria & Bar to Staplehouse and Wrecking Bar Brewpub.

“It evolved, like many things here, by word of mouth,” says Jodi Burson, the director of brand enhancement for Big Green Egg.

“We joke and say we were viral at marketing before that was a thing. Because people would smell food cooking on an Egg in their neighbor’s backyard and lean over the fence and ask about it, then that person would go buy an Egg.

“So the same thing started happening in restaurants with chefs like Kevin Rathbun, who were fans of the Egg at home, and then thought, ‘I can work this into the restaurant, as well.’ For years, he’s done beef short ribs on the Egg. But so many restaurants have a specialty dish or two that the chef uses the Egg for when they want that nice smoky flavor.”

As an early adopter, Rathbun uses Eggs at both of his fine-dining restaurants, Kevin Rathbun Steak on Krog Street, and KR SteakBar in Peachtree Hills. And, yes, his Japanese BBQ Wagyu Short Ribs is still a menu favorite at Rathbun Steak.

“They’ve probably been on the menu for six years, and they’re still a big seller,” Rathbun says. “The Big Green Egg is something we’ve used for a lot of things. We smoke a lot of vegetables, and sometimes we smoke butter and stock to use in vegetable preparations instead of bacon. It’s how we get flavor and smoke into things.

“We have the extra large Egg out back, and I just like to use it. I’ve been involved with them for such a long time, and I just like the product. We smoke the short ribs on the Big Green Egg for a couple of hours, then we braise them until they’re tender. After that, we cut them into chunks and skewer them and glaze them. They’re a great share item for the table.”

Another longtime Big Green Egg devotee, Todd Mussman, the chef and co-owner of Muss & Turner’s in Smyrna, uses it to grill and smoke multiple menu items. But at a place known as a “deli by day and bistro by night,” sandwiches are perennial best-sellers.

“When we first opened in 2005, I was already a Big Green Egg guy,” Mussman says. “I really loved it, and I thought I’d love to cook on this thing in a restaurant, because it really produces a great flavor. So we’ve been using it for 13 years. We keep an XL on the line under the hood, and we have a 2XL out front.”

On the lunch menu, The Funky Chicken is a brined, Big Green Egg-grilled chicken breast, with Nueske’s bacon, provolone cheese and truffle aioli.

“It’s kind of a funny story, the way that one came about,” Mussman says. “I invented it for a funky cheese contest, and I did win the contest. But now we do it with provolone, which is kind of funky, and a truffle aioli, which is funky, too. It’s a really simple sandwich, and one of our most popular. It’s also something that’s really easy to recreate on your own back porch with your own Big Green Egg.”

A forever item on both the lunch and dinner menus, The Burger features a Big Green Egg-grilled grass-fed beef patty, with roasted poblano peppers, melted white cheddar cheese, red onion, cilantro aioli.

“We’ve had a version of the burger almost since we opened,” Mussman says. “But this version has stood the test of time, which is why it’s called The Burger. It’s the only one we have, and I really love the Southwest-stye flavor profile. Those flavors with the beef cooked on the charcoal is so good, and everybody seems to love it.

“I really believe that if there was anything I would put a flag in the sand and die on top of a hill over, it would be cooking that burger on a Big Green Egg. I just wouldn’t do it any other way.”

These recipes for the Big Green Egg from Atlanta chefs Todd Mussman and Kevin Rathbun illustrate the kinds of dishes they’re creating for their restaurants using the grill. The good news for home cooks is that you can easily duplicate the same kind of smoky, flavorful food in your own backyard.


Ver el vídeo: How to open up Lobster with Chef Kevin Part-II (Agosto 2022).